Extra 1: ¿Quién ha diseñado vuestra carta?¿Un Goblin?

jueves, 6 de octubre de 2011

- Tenemos un problema en la mesa 12

Era la primera vez que el Guindilla no le gritaba en toda la noche, así que sé detuvo cargado como iba de platos y dijo:

- No me has enseñado ni los números de mesa así que... - su maestro, siguiendo la tónica habitual, le cortó:

- Que dice que es vegetariano el tío, ¡y entra a cenar a un asador! Acercate tú, que tienes estudios, a ver si averiguamos que quiere cenar. Es la mesa de los dos tipos de allí - señalaba una mesa al fondo con su boli, mientras hacía clic-clic con el dedo, como nervioso. - El rarito es el de las gafas de Jhonn Lenon y camiseta negra. - se dio la vuelta y desapareció entre las mesas.


<<Ya está colgándome marrones, estaba tardando>>, pensó. Fue raudo a descargar los platos que llevaba en las manos y volvió al salón. Se acercó a la mesa despacio, analizando la situación. Los dos clientes hablaban en voz alta, así que pudo escuchar lo que decían antes de llegar a la mesa. El de la camiseta negra parecía enfadado, nervioso.

- Nos está engañando, te digo que está haciendo algo raro. - dijo, mientras ajustaba la posición de sus gafas de lentes redondas.

- No sé, creo que estas paranoico. ¿Que te dijo anoche? - contestó su interlocutor

- Lo de siempre, que su departamento está trabajando en un sistema nuevo de hojas de cálculo. Vamos, lo qué le pedí. Pero no se, no me fío. Parecía tenerlo todo muy bien preparado, como si supiera lo que le iba a decir. No me fío de él. - había llegado ya a la mesa, pero no le hacían caso. Seguían a la suya, hablando, ajenos a nuestro querido camarero e incluso al restaurante en sí mismo

- Y ¿porqué lo contrataste? 

- Te lo he dicho mil veces. Sus hojas de cálculo son insuperables incluso para nosotros. Además, me gusta tener al enemigo lo más cerca posible. Sin embargo, empiezo a arrepentirme. La presentación de la nueva interfaz para Lisa me tiene de los nervios - de repente, parecieron notar la presencia del camarero. El de la camiseta negra lo miró y dijo:

- Buenas noches, mire, soy vegetariano, así que no puedo comer casi nada de lo que tenéis en la carta, que por cierto, vaya tipografías le han puesto. ¿Quién la ha diseñado? ¿Un goblin? 

- Pues mire sí, ha sido un goblin que... - y de repente nuestro joven protagonista lo reconoció. <<¡Este tío es Steve Jobs! No puede ser>>, pensó. <<Está muy joven. Nah, es un tipo que se le parece. O eso, o estoy en un túnel de espacio-tiempo hablando con el yo pasado de Steve Jobs. También puede ser que el calor extremo que sale de la cocina haya causado algún efecto psicotrópico en mi cerebro y...>> el cliente le sacó de sus pensamientos.

- Oye, ¿no tendréis manzanas? Al natural están buenísimas, pero... imaginate asadas - miraba a su acompañante mientras hablaba. El cabreo parecía haber desaparecido de su cara

- Manzanas... - dijo el camarero Zen, pensativo, más para sí mismo que para el cliente. Se armó de valor, lo miró a la cara y le dijo:

- Mira, igual piensas que estoy loco, pero te lo voy a decir. Bill te está pirateando la interfaz de Lisa. Va a sacar Windows 1.0, y le vas a meter un pleito por propiedad intelectual que flipas. Pero no va a servir de nada, así que no te canses. El sistema de Bill será un caos, tanto en usabilidad como en su innumerable cantidad de fallos de diseño. Tú a lo tuyo. Tienes que conseguir que sea más facil de usar que una tostadora. - desde algún lugar del salón el Guindilla gritó:

- ¡Novato, montamé una mesa para 5! ¡La quiero para ayer!

El camarero Zen se giró buscando con la mirada a su maestro mientras seguía hablando:

- ¡Ah!, y ponle una "i" a todo lo que diseñes, te vas a forrar porque... - dirigió su mirada de nuevo hacia su cliente, pero Steve Jobs ya no estaba. No había nadie allí. Una manzana descansaba en la superficie de la mesa. La cogió y le dió un mordisco.

<<Joder, lo que hace el calor>>, pensó

- ¡Guindilla, ¿para cuantos me has dicho que monte?!

* * *

 In memoriam - Hasta siempre Steve...