Manual del camarero Zen - 1

jueves, 29 de noviembre de 2012

A gusto del cliente...
1- Primera ley fundamental
Debes de ser único. En cuanto a trato al cliente se refiere, este debe ser lo más profesional y personalizado posible.
- Yo quiero un cortado corto de café, con la leche natural.
- Marchando...
- A mi ponme un cortado descafeinado de máquina.
- Oído barra...
- Cortado con sacarina, hielo y con la leche muy caliente.
- Marchando...

Si consigue que el cliente se sienta especial, tendrá el ochenta por ciento del trabajo hecho.
1.1. Algunos trucos:
Seamos sinceros. Cuando tienen que atender una barra con tres o cuatro clientes al día, el asunto es bastante sencillo. Incluso si el local tiene una afluencia de clientela importante, pero en barra hay suficientes camareros, tampoco debe suponernos un problema.
Sin embargo, en esta España nuestra, deben saber que esto no ocurrirá muy a menudo. Lo normal será encontrarnos con la situación contraria. Normalmente estarán sólos o no estarán.
¿Cómo atender entonces a los parroquianos, de manera personalizada, en este tipo de situaciones? Muy sencillo. No lo hagan, pero que no se note. Usen las siguientes frases tipo. Les aseguro que el noventa por ciento de los clientes no notarán la diferencia e incluso volverán, creyéndose especiales...
- Aquí tiene caballero, su café...
- El vino del señor...
- No se preocupen, el Maître en persona les atenderá enseguida.
Pero no. No es su café. Es un café cualquiera, manufacturado en cadena, junto con otros treinta. El vino del señor es el de la casa, como el todo el mundo y por supuesto, el Maître atiende a todos los clientes... Sin excepción...