Manual del Camarero Zen - 2

martes, 25 de diciembre de 2012

Felices fiestas, no para todos...
Una de las claves para ser un buen camarero es la actitud. Ésta debe ser siempre positiva, tratando de sonreir, en la medida de lo posible. Se debe mantener siempre el respeto, la simpatía y el buen hacer hacia nuestros clientes, pues son ellos en definitiva los que nos dan de comer.
Si están leyendo esto en sus casas, disfrutando de la familia y de estos días de festividad consumista, entonces genial. Feliz navidad y esas cosas.
Si por el contrario, están ustedes calentando silla un 25 de Diciembre, viendo la cara del camarero, desesperado por irse a su casa a celebrar la Navidad con su familia, o simplemente a descansar, que leches, que ya les digo yo que no está cobrando lo que le corresponde por festivo nacional, entonces, que quieren que les diga. Son ustedes unos cabrones egocéntricos.

Añado. Si están leyendo esto desde sus casas, calentitos de vino y cabritillo mientras su establecimiento hostelero y por consiguiente, sus camareros, están currando por una misera mesa de cafés... y sin cobrar... déjenme que les sea franco.
Son ustedes unos hijos de puta.
¡Felices fiestas!
Pd: Las fotos y este post han sido elaborados desde el móvil. Dándome un paseo por las terrazas de mi ciudad. Son exactamente las 14:00 de la tarde del 25 de Diciembre. Sólo una mesa ocupada en toda la calle. Pero las terrazas montadas. Con dos cojones...