Turismo de calidad

viernes, 2 de octubre de 2015

No se que manía les ha entrado a los que mandan con aquello de querer ser líderes en "Turismo de calidad", "Servicio de calidad", "Tropecientos" tenedores, líderes en gastrocultura y noseque vainas más. Y oye, que me parecería bien si fuera verdad, pero no. En lo que somos líderes aquí es en hostelería. Pero hostelería de la mala, de la chunga, de la de "novasatenervidahastaquefirmesaqui". De aquella donde prima lo más barato, y si nos tenemos que pasar por el arco del triunfo la supuesta "calidad" de la que tanto alardeamos por ahorrarnos cuatro perras, nos la pasamos por ahí y punto.


Cuando les digan lo que van a cobrar por esa jornada de 12 horas/día sin librar verás como se les quita esa cara de felicidad...

Me explico:
En 19 años de cinta roja y bandeja en mano, es la primera vez que me encuentro en una situación en la que sólo renta trabajar tres meses. En mi ciudad se han enfocado tanto en el turismo "estacional", apostando sólo por la fiesta, el Sol y la playa, que aquí sólo se come en verano. El resto del año, "pues cobra paro o algo", te llegan a decir algunos, como si cobrar la prestación fuera lo normal, el procedimiento a seguir en estos casos.

Esta situación estacional provoca un problema que los que mandan no parecen ver, o quizás lo ven pero les da igual, me temo. La profesionalidad del sector se va a tomar por culo, porque cada año, quitando excepciones (donde yo trabajo actualmente es una de ellas, quitando la estacionalidad que a fin de cuentas es culpa de los de arriba) los trabajadores de los locales son nuevos. Cada temporada. Nuevos y baratos, cuanto más baratos mejor. No se extrañen si les cuento que aquella "Paella Valenciana", o aquel (ponga el plato típico de su zona aquí) con tantos premios que ofertan en la pizarra de la puerta está elaborado por un pobre diablo que acaba de llegar a nuestro país buscando sacarse las habichuelas. ¿Y que me dicen de los camareros? ¿No se han fijado que siempre, elijan el restaurante que elijan para comer en sus vacaciones, más de la mitad de la plantilla de camareros son novatos? Sino los reconocen es que no han leído mi libro, o simplemente no se han fijado bien, porque se les ve a kilómetros. Son los que dan vueltas sobre si mismos, sin un rumbo definido.
Al final pasa lo que pasa, que la supuesta "hostelería de calidad" se convierte en lo de siempre. Trabajo temporal, precario, sin especialización. 

En lo que si alcanzan realmente el grado de calidad es en el precio, eso si es de calidad.